viernes, diciembre 26, 2003

Nos vemos

Mañana me voy a esquiar y no volveré hasta el día 3 ó 4, o sea que esto no lo actualizaré mucho ;) No me apetece absolutamente nada ir, lo que querría sería quedarme en Madrid, sobre todo por una persona, pero no podrá ser.

No me apetece escribir :p

El Sol tu cara besaba
mientras plácidamente dormías
y yo enamorado observaba
como ligeramente sonreías.

El tiempo detener yo no pude
y el momento por desgracia pasó
contento porque en mis brazos te tuve
triste por no poseer tu corazón.


Como el resto de poesías que he puesto es mía... No necesito que os gusten, pero son algo muy personal, preferiría que os ahorrarais algunos comentarios ;)

Palace divagó sobre esto a las 10:55 p. m..

jueves, diciembre 25, 2003

Nochebuena, resumen

Bueno, lo primero que he de decir es que contra todo pronóstico no me lo he pasado mal esta noche. Tampoco es que me haya divertido mucho, pero ha sido una de las mejores nochebuenas desde que no creo en Papá Noël...

Nada más llegar he saludado a miles de personas y me he sentado en un lugar estratégico al lado de la tortilla y el jamón y que era de los primeros por los que pasaban las rotaciones de croquetas. Después de comer mucho y bien han empezado a repartir los regalos, pero tampoco tenía muchos nervios porque ya sabía qué me iba a regalar mi padre (una cámara digital). Cuando me la han dado he visto que venía con una especie de aborto con bolsillos, que por lo visto era el regalo de la novia de mi padre. Vale, sé que lo que cuenta es la intención y en el fondo es un detalle, porque con una cámara pues siempre viene bien una bolsita para llevarla, pero hay varias cosas que tratar en este caso:

a) No me voy a poner esa bolsa/funda en la puta vida porque es un guirismo descomunal.
b) Llevo pidiéndola desde mi cumpleaños la camiseta de Helguera del Real Madrid y esta habría sido una gran ocasión para regalármela (así quizás olvidaría que en el cumpleaños fue muy fácil prometer cosas para que no estuviera triste...)
c) Tiene mi discman en su casa porque está roto y sabía que le pensaba pedir uno a mi padre si no lo podía arreglar.
d) A mi hermana le ha comprado una grabadora de DVD's que (aviso: lo que voy a decir es algo egoísta, ruín, materialista y envidioso) deja mi bolsita/fundita a la altura de la mierda.
e) es extremadamente fea.

Bueno, que quede claro que a la novia de mi padre la quiero muchísimo, pero el detalle ese pues me ha llegado :p

Continuaría con la apertura de regalos, pero para mí se acabó en ese momento porque mi abuela se dejó mi sobrecito (nos regala dinero). De hecho no he acabado de entender si se dejó mi sobrecito o se olvidó de hacernos uno a mi hermana y a mí... En fin, supongo que se lo dejaría, porque es uno de los pocos miembros de esa familia que nos aprecia ;)

Nada más terminar con los regalos tuve que realizar una ardua e intrépida labor: Montarle el Megazord a mi primo. Lamentablemente no me ha dado tiempo antes de cenar, por lo que tendréis que esperar a la segunda parte de esa historia.
En la cena estaba en la mesa con los primos más cercanos en edad, más los tres pequeñitos. De estos tres pequeñitos, los dos chicos estaban ebrios de "popularidad" y se dedicaban a hacer gilipolleces para que mis pijos, perdón... primos les rieran la gracia. Al principio estaba bien, pero acabó cansando un poco y huimos mientras Pedro y Jorge se dedicaban a dar vueltas sobre sí mismos para conseguir algo de dinero. Se me ha olvidado comentar que cenamos una especie de ensalada de gambas y algo parecido a una fruta con semen de camello y una carne con piñones (aunque mi querido primo Nacho se empeñara en llamarlos nueces ¬¬) que no me he atrevido a degustar. De todas formas, lo que más me ha sorprendido de la cena han sido la forma de servir el primero (un plato sobre el que se colocaba una copa, en la que se apoyaba un tercer recipiente) y la utilización de unos pequeños platos para el pan.
Bueno, como os decía huimos de la cocina y nos fuimos al salón donde me enfrenté no a uno, sino a dos Megazords diferentes (por lo visto ahora los Power Rangers cuentan con miles de ellos) a los que conseguí montar con grandes dosis de ingenio, maña y (sobre todo) fuera y mala ostia.
Según iba avanzando la noche me iba aburriendo más (con la inestimable contribución de una prima que se hacía la borracha) y acabé viendo Austin Powers 2 con todos mis primos. Cuando se fueron la mayoría de ellos fui al salón, donde asistí a una disertación sobre dónde lava las camisas Aznar. Algunos miembros de mi familia defendían el que fuera a lavanderías, mientras que otros (la facción radical, supongo) estaban convencidos de que debía contratar a alguien para que se encargara de tan laboriosa tarea. Fascinante.
Tras esta discusión política digna de las reuniones de Ernesto Che Guevara con Jean Paul Sartre me fui a mi casa, llegué y me puse a contar mi vida en el blog.

Bueno, eso es todo... Son las 2 y 25 y me muero de sueño, o sea que acabo ya.

Palace divagó sobre esto a las 2:23 a. m..

lunes, diciembre 22, 2003

Quiero ser escritor

Pues si, quiero ser escritor. Desde siempre he querido serlo, pero debido al apoyo familiar ("De eso no se come", "tendrás que apretarte el cinturón" y muchas más inestimables muestras de apoyo) me decanté por el periodismo. Ahora "salgo del armario" y admito que lo que realmente me gustaría sería ser escritor, pero que me dedicaré al periodismo (espero) y como hobby a la escritura... Quizá algún día venda un libro.

Cambiando de tema, hoy he ido a la peluquería y me han dejado el pelo raro. Demasiado largo para ponérmelo de punta con gomina, pero demasiado corto para que me guste... yeah dude!

La primera lágrima ayer derramé
La primera lágrima sobre mi cuaderno cayó
La primera lágrima porque miré y no te encontré
La primera lágrima porque el sol no salió


(Machado, creo)

Palace divagó sobre esto a las 3:07 p. m..

domingo, diciembre 21, 2003

La historia de Cecilia

Bueno, por primera y última vez comentaré algo tan personal en el blog. No se me ocurre ninguna forma de empezar, ni ningún chiste con el que introducir este tema, o sea que iré al grano.

La conocí cuando estaba en 4º de la ESO, en un intercambio con el instituto. Se puede decir que fue un flechazo mutuo, ya que a los dos días de haberla conocido estaba seguro de que estaba enamorado (por primera vez). Pero, debido a mi vergüenza e inseguridad, no me atreví a decirla nada hasta que se fue. Cuando se lo dije ella me confesó que yo también la gustaba y así estuvimos dos meses, hasta que la semana antes de ir yo a Italia me dijo que tenía novio. Esa semana me la pasé pensando en mi ineptitud y lo gilipollas que había sido mientras Cecilia no se separaba de "Enrico". A pesar de ello yo sabía que la seguía gustando e incluso un día haciéndose la borracha me tiró los tejos sobremanera, pero no es mi estilo. Después de una semana en la que me divertí mucho y no paré de pensar en Cecilia volví a España. A la semana cortó con su novio. Durante unos meses mantuvimos el contacto, pero luego (cito textualmente) desaparecí. Si es verdad que durante unos meses no tuvimos noticias el uno del otro, pero ella tampoco hizo mucho por encontrarme. Luego volvimos a hablar como al principio, con la diferencia de que cada vez que yo la decía que estaba o había estado con una chica ella se "ponía celosa". Yo, más acorde a mi sosegado estilo, no solía decir nada cuando ella estaba con chicos y chicos. Un día me comentó que vendría a España para estar 3 meses. No recuerdo exactamente cuándo me lo dijo pero quedaban unos 8 meses para que viniera. Durante esos 8 meses hubo alguna "desaparición", pero mantuvimos el contacto. Y llegó. Yo estaba nerviosísimo y deseando verla. Para mi había sido algo así como el primer amor y me moría por verla. Y llegué a Alto de Extremadura. Y la vi. No puedo negar que fue un shock. Estaba preciosa. Rubia, con una deslumbrante y cegadora sonrisa que en seguida me atrevía a comparar con el sol, con esos preciosos ojos que parecen no tener fin... Estuvimos hablando aproximadamente una hora de cosas estúpidas hasta que me miró seriamente y me confesó que tenía novio. En ese momento sentí como cada persona que pasaba por la calle se reía de mi. Fue como si el tiempo se parara en esa frase. No paraba de repetirse en mi cabeza. Pero ya estoy acostumbrado a los palos. Sonreí y la expliqué que no podía hacer nada. Después hablamos de temas más personales, como la muerte de mi abuelo y un poco más tarde me fui. En el metro iban todas las personas que antes se habían reido de mi en la calle, perono me importaba. No sentía nada, simplemente pensaba e intentaba tragarme el golpe que había recibido. O quizá seuía perdido en sus ojos.
La volví a ver el día de su cumpleaños en el que me agradeció mucho mi visita. Pero ya no era lo mismo. Sabía que me gustaba. Y desde ese día todo fue mal. Yo la odiaba por no quererme. Y me odiaba por quererla. Y me quería por odiarla. El penúltimo día que la vi lo pasé con 4 ó 5 amigos suyos (entre ellos Enrico, el chico con el que estaba durante mi estancia en Italia) y fue un día bastante horrendo en el que me sentí totalmente desplazado. Y pasó más de un mes en el que cada vez que quedaba con ella la surgía algo. No sé muy bien porqué pero durante ese mes empecé a verla con otros ojos, a no sentir absolutamente nada por ella y a tratarla fatal, como si no fuera nadie para mi, como si no significara nada para mi... quizá lo hice para empezar a olvidarla. Así pasó más de un mes, entre enfados y plantes.
El último día que la vi fuimos a Gran Vía. Primero estuvimos haciendo unas compras en las que se podría decir que sólo estaba mi yo físico, ya que mi yo interior estaba totalmente ausente: no la escuchaba cuando hablaba, no decía nada... Después de hacer las compras hablamos y aclaramos las cosas. Ahora me siento mal por decirla que ya no era alguien importante para mi, porque no es algo que sintiera en el fondo. Al hacer la última compra fui hasta la parada del autobús y me despedí de una forma extrañísima. Como si la fuera a ver al día siguiente. Pero no la voy a volver a ver.

Bueno, esa es a (muy) grandes rasgos la historia. ¿Conclusiones? Que como un gilipollas pasé de quererla a considerarla una persona más sin darme cuenta de que por un lado ha sido una persona importantísima para mi y que por otro es una gran amiga con la que he pasado muy buenos ratos y a la que espero no olvidar nunca.
En fin...

Palace divagó sobre esto a las 11:53 p. m..

viernes, diciembre 19, 2003

Papá cuéntame otra vez

Papá cuéntame otra vez ese cuento tan bonito
de gendarmes y fascistas, y estudiantes con flequillo,
y dulce guerrilla urbana en pantalones de campana,
y canciones de los Rolling, y niñas en minifalda.

Papá cuéntame otra vez todo lo que os divertisteis
estropeando la vejez a oxidados dictadores,
y cómo cantaste Al Vent y ocupasteis la Sorbona
en aquel mayo francés en los días de vino y rosas.

Papá cuéntame otra vez esa historia tan bonita
de aquel guerrillero loco que mataron en Bolivia,
y cuyo fusil ya nadie se atrevió a tomar de nuevo,
y como desde aquel día todo parece más feo.

Papá cuéntame otra vez que tras tanta barricada
y tras tanto puño en alto y tanta sangre derramada,
al final de la partida no pudisteis hacer nada,
y bajo los adoquines no había arena de playa.

Fue muy dura la derrota: todo lo que se soñaba
se pudrió en los rincones, se cubrió de telarañas,
y ya nadie canta Al Vent, ya no hay locos ya no hay parias,
pero tiene que llover aún sigue sucia la plaza.

Queda lejos aquel mayo, queda lejos Saint Denis,
que lejos queda Jean Paul Sartre, muy lejos aquel París,
sin embargo a veces pienso que al final todo dio igual:
las ostias siguen cayendo sobre quien habla de más.

Y siguen los mismos muertos podridos de crueldad.
Ahora mueren en Bosnia los que morían en Vietnam.
Ahora mueren en Bosnia los que morían en Vietnam.
Ahora mueren en Bosnia los que morían en Vietnam.



Lo siento, no he podido evitarlo ;) Bajárosla, es buenísima.

Palace divagó sobre esto a las 9:27 p. m..

miércoles, diciembre 17, 2003

Otra pequeña historia

Le dolía la cabeza. Mucho. Sentía un doloroso pinchazo en la nuca y le palpitaban las sienes. Notaba sus manos sudorosas mientras caminaba por los pasillos en dirección a su clase. Una niña chocó con él mientras reía. Todo le daba vueltas. Seguía oyendo la risa de la niña que se había apresurado a entrar en clase mientras gritaba. La risa y el grito se mezclaron en su cabeza acrecentando ese pinchazo que sentía.
Se paró frente a su puerta y se puso la mano en la frente. Estaba seguro de que estaba enfermo. Mientras abría la puerta volvió a oir el grito de la niña en su cabeza. Y luego la risa. Le retumbaba mientras recordaba la imagen de la niña que había huido aterrada al ver su arma. La risa. El grito. La niña.
"Pablo llegas ta..." El disparo calló a la profesora. Y al resto de la clase. Mientras la profesora caía al suelo seguía oyendo el grito y la risa. Pensaba que als sienes le iban a explotar. Por un momento creyó que iba a desmayarse. Pero le vio. Ahí estaba quien le martirizaba cada día. Quien hacía que por las mañanas no quisiera ir a clase. Quien le hacía llorar a oscuras. Quien lloraba y le rogaba que no le hiciera nada. "Patético" pensó mientras apretaba el gatillo. Le asqueaab la sangre de ese sujeto en su piel y se limpió mientras de una forma mecánica se dirigió al asiento de Laura. El grito en su cabeza sólo había cesado para dar paso a la risa durante ese tiempo, pero creyó que cesaba al ver los llorosos ojos de Laura. Apuntó a su cabeza con la mirada desenfocada. "Por favor, no" sollozó. Pensó en el amor que había sentido por ella. Pensó en ella riéndose de él con sus amigas. Pensó en ella humillándole y utilizándole. Y disparó. No le importó sentir su sangre salpicándole. Notó como volaba y aterrizaba en su piel. Todo estaba sucediendo de una forma muy lenta. Todo menos ese grito y esa risa que no cesaban de repetirse en su cabeza. Salió de la clase empapado en sudor acompañado tan solo por su arma y esos sonidos que no cesaban. Se apretaba las sienes para que no le explotaran. Se tropezó con una papelera y poco después había llegado a la entrada. No sabía cómo lo había hecho, pero estaba allí. Los policías que se cubrían detrás de los coches le apuntaban, menos uno que se dirigía a él. Le hablaba pero no le oía. sólo oía una interminable carcajada. Sabía que estaba llorando arrodillado en el suelo, pero no sabía porqué. Sabía que tenía que tirar el arma, pero cada vez que movía un músculo el grito le paralizaba y hacía que sintiera sus neuronas explotar. Sufría mucho. El policía seguía moviendo los labios, pero no emitía ningún sonido. Ni las sirenas. Ni el helicóptero. Sólo oía un grito y una risa. Una risa y un grito que hacían que su cabeza pareciera a punto de estallar. No podía más. Disparó su arma. Contra él. Notó como el grito desaparecía. Más tarde lo hizo la risa. Oyó a un hombre hablar. "Pobre desgraciado". El silencio. La oscuridad. La nada.

Bueno, me piro a inglés y después... ¡a ver el señor de los anillos! A ver si aguanto las tres horas y media >_<

Palace divagó sobre esto a las 3:34 p. m..

martes, diciembre 16, 2003

Título

Bueno, últimamente no he actualizado mucho, pero los exámenes me han agobiado y los excasos momentos de inspiración los he utilizado para Xabier Mendoza Presents o para escribir cosas más personales (que por lo visto no lo son tanto).. También he preferido empezar a escribir en un cuaderno, ya que no siempre tendré acceso al ordenador cuando esté inspirado, o sea que me vendrá mejor... Otro problema es que tampoco tengo muchas ganas de realizar Freestyle Writing, ya sea en papel o en el ordenador por diferentes motivos, o sea que por ahora... tendréis poco de mi ;)

Pero ya que estoy os contaré que hoy hemos ido a comprarle a Lir su regalo de cumpleaños. Hemos ido Borja, Mati, Teresa y yo y cada uno le ha comprado un pez. Borja y Teresa le han comprado unos que por los visto se iban a reproducir como conejos y les han llamado Chopo al macho (el de Borja) y Cojón o Mitocondria a la hembra de Teresa (no ha acabado de decidirse). Mati le ha comprado un tritón llamado Mendieta y yo una especie de anguila que ¿responde? a Vitus (en honor a Vitus Bering, por supuesto).

Todavía no me han dicho las notas, pero ya sé que sólo suspenderé Historia, probablemente con un 3... a pesar de eso tengo el segundo mayor número de asignaturas aprobadas en mi clase y es posible que tenga una de las mejores medias (aunque la Historia se encarga de bajarle bastante). En general este trimestre ha sido bastante criminal y gente que nunca suspende nada está con una, dos o incluso tres asignaturas pendientes. El problema es que eso a mi madre no le importa... ella sólo quiere que apruebe yo, independientemente de lo que haga el resto (más o menos como mi padre).

Bueno, no me apetece escribir mucho más... Estoy un poco jodido por algo que debería ser una tontería y paso de seguir contando tonterías :p

PD- Xabi se saca el ollie, el nollie y el ollie 180... cabrón xD

Palace divagó sobre esto a las 9:51 p. m..

jueves, diciembre 11, 2003

Navidad

Confusa alma de escritor frustrado
Confuso corazón de amante rechazado
Confusa intención de perderte en el olvido
Confusa necesidad de estar contigo


Precioso, ¿verdad? Bueno, después de este poema (no sé de quién es) ya trataré el tema de la Navidad. Supongo que decir que la Navidad es la época más hipócrita del año es un tópico, pero también es una gran verdad. En esta época la gente habla de dar, habla de caridad, habla de amor a los demás y algunos hasta actúan en consecuencia, pero sólo en estas fechas. ¿Por qué? ¿Acaso todavía creen en los Reyes Magos? Sé que no soy un ejemplo de caridad, pero por lo menos no voy actuando de una manera tan falsa, no voy con mi abrigo de visón mirando con aires de superioridad al indigente al que voy a dar 10 céntimos por sentirme bien conmigo mismo, no voy a donar trastos que tengo en casa sintiéndome casi un Mesías y no ignoro la pobreza como si no fuera realmente un problema.
Otra cosa que me encanta de estas fechas son las cenas familiares. Cenas en las que me tengo que vestir de una forma que no me gusta para que diferentes personas que dicen ser mis familiares se dediquen a preguntar cosas que en el fondo no les importan y que olvidarán nada más cojan un trozo de turrón. Cenas en las que mis primos hablan de sus motos, sus cascos, su fama como relaciones de no sé qué discotecas y su apreciadísima ropa de marca. Cenas en las que acabo cuidando de mis primos pequeños o escuchando música alejado de esas personas por las que, en general, no siento nada más que un leve aprecio. Cenas de las que me voy con la sensación de haber perdido una tarde y pensando en lo mal que me cae mi familia mientras miro por la ventanilla del coche la ciudad. Mi ciudad. Esa ciudad que me ha visto crecer, reir, llorar, hablar, amar, odiar, correr, saltar, andar, pensar. Mi ciudad. Esa ciudad que se adorna con luces que cuelgan de sus uniformes edificios. Mi ciudad...

Por cierto, hoy me ha mandado un e-mail Cecilia... Prefiero no comentar nada, no merece la pena.

Palace divagó sobre esto a las 4:22 p. m..

domingo, diciembre 07, 2003

Historia

Se levantó sobresaltado con el punzante sonido del despertador. Las cuatro y media. Tenía que darse prisa, pero no era su estilo. Con frialdad y parsimonia fue haciendo todo lo necesario de una forma precisa. Guardó todo lo necesario en la maleta con sus iniciales y salió de casa vestido con un elegante traje. Cogió el coche y se dirigió al lugar convenido. Una vez allí un hombre con el rostro cubierto por un sombrero y los cuellos de su chaqueta le dio una foto y se despidió sin mediar palabra. Miró la foto y en ella vio a un hombre sonriente, un hombre jugando con sus hijos bajo la atenta mirada de su bella esposa, un hombre que por un motivo que él desconocía debía morir. Al dorso de la foto estaban las instrucciones. El hombre, llamado Paul, iría al desfile que se había organizado esa mañana y en ese momento debía morir.
Dos horas y media más tarde Paul estaba en su punto de mira. Comprobó por cuarta vez que su cara correspondía a la del hombre de la foto. Ese hombre que parecía tan feliz con su hijo. Es hombre que era observado por su mujer con amor. Ese hombre que debía recibir una bala que acabara con su feliz ecistencia. Volvió a apuntar a la cabeza de Paul. Mientras Paul sonreía y aplaudía él sudaba y temblaba levemente. Su dedo empezó a apretar el gatillo con suavidad. En diez segundos Paul habría muerto. En diez segundos su hijo sería huérfano y su mujer no le volvería a mirar con ternura. Entonces ocurrió. Una paloma levantó el vuelo sobresaltándole y haciéndole disparar en otra dirección. En la dirección del hombre que le había pagado. En la dirección del hombre que quería matar a Paul. En la dirección del hombre al que saludaba Paul. En la dirección de John Fitzgerald Kennedy. El mismo John Fitzgerald Kennedy que miraba atónito hacia donde él se encontraba. Disparó otra vez, pero no por error, sino por Paul y se fue por el camino que el hombre que el hombre que yacía en el asiento de su coche descapotable le había preparado para huir.


Por teorías que no sea xD. En fin, qué se le va a hacer si estoy como una puta cabra y lo demuestro escribiendo. Por cierto, ayer no quedé con Cecilia porque estaba con mi padre. Y parecía enfadada. Aunque la entiendo... no era algo tan importante como cortarse el pelo. Bueno, mi padre está al llegar. Bon día.

He cambiado el link al blog del furia y he añadido el link a zonalibre, la comunidad blogger en la que está hospedada "Xabier Mendoza Presents" y que es bastante mejor que blogspot, pero no sé si Fran sabría hacerme el blog ahí y yo lo de currar como que no xD

Palace divagó sobre esto a las 2:17 p. m..

sábado, diciembre 06, 2003

Ayer no fue un mal día

Ayer no fue un mal día. De hecho me lo pasé bastante bien. Me levanté a las 10 de la mañana con el dulce trinar de los pajaritos. Bueno, sustituir "dulce trinar" por "furibundo amartillear" y "pajaritos" por "fornidos obreros". Después de ese despertar me metí al msn y conseguí que Anna me perdonara. Me había pasado bastante, pero supo entenderme y me perdonó. A las 2 y media más o menos desayuné y sobre las 5 hablé con Xabi para quedar. Había muchísimo tráfico y llegué una hora tarde, justo cuando Xabi se iba. Dimos varias vueltas buscando regalos. Primero entramos en una tienda de fumadores buscando una cachimba y nos sacaron pipas ¬¬ Más tarde fuimos a la Rosa Negra y vimos un cerdo de peluche cojonudo que costaba ¡¡90 Euros!! Un poco deprimidos nos fuimos al McDonald's y nos tomamo unas hamburguesas que estaban bastante más malas de lo habitual y pasamos por delante del Sitio. Me pregunto si alguna vez me atreveré a entrar... Soy bastante cortado para esas cosas. También fuimos a Elektra, Crisis y otra tienda que no sé cuál es. Al final acabamos en el Corte Inglés y la compramos un cerdo de peluche más barato y que perdía pelos por todos lados. Las cajeras (o envolvedoras) iban de guays con nosotros y quedaba un poco penoso, pero bueno, después de haber provocado un suicidio en masa de peluches (se tiraron de la estantería los cabrones) no me parecía plan reirme de ellas en su cara. Al final nos fuimos a mi casa y en el autobús se nos coló una señora y Xabi, con su sutileza habitual, se dedicó a chillarme "Guillleeeeeee, ¡Cómo se dice colarse en inglés?". Cuando llegamos a mi casa rellenamos la tarjetita de Teresa y se piró Xabi, Hacía tiempo que no me reía tanto ni me lo pasaba tan bien con él.
Encima por la noche estaba Tris en el msn y pude hablar con ella bastante rato, lo que me gustó bastante, porque hacía mucho que no hablaba con ella y me encanta. Si, la verdad es que fue un buen día.

Bueno, no me apetece hacer ningún tipo de "ejercicio literario", ni fusilarle textos a Bécquer, ni aburriros con absurdas teorías sobre la revolución, ni comentar ningún tema de actualidad, o sea que por hoy os libráis ;)

Palace divagó sobre esto a las 10:22 a. m..

jueves, diciembre 04, 2003

Resultados académicos desfavorables se avecinan

Suspenderé historia por utilizar unos apuntes que estaban mal. Los utilizó casi toda la clase, o sea que suspenderá casi toda la clase, pero vamos tampoco es que eso me consuele en demasía. Lo que me asusta es que el Martes tengo un examen de Santo Tomás de Aquino y no lo hemos terminado, o sea que no sé qué haré en ese examen... También me faltan uno de economía y uno de inglés, pero esos no me asustan mucho, de hecho espero sacar buenas notas...

Por cierto, el otro día comenté el examen de lengua. Lo he aprobado, he sido el único de mi clase, aunque sólo he sacado un 5'75. Por lo menos la pregunta sobre las rimas de Bécquer me la puntuó bastante alto y la opinión sobre la libertad de creencias también. Encima se ha dado una situación bastante peculiar... Ya os comenté el otro día que con esa profesora tengo una relación de amor-odio, ¿no? Pues hoy estaba dispuesta a ridiculizarme delante de toda la clase leyendo mi pregunta sobre el periodismo de Larra (en la que le había contado el Realismo, ganándome un precioso 0) y la he dicho "Joder tronco no la iba a dejar en blanco" y la he quitado el examen de las manos dejándola bastante mal. Luego se ha vengado diciendo que mi nota era "un seis asqueroso". Que bonito es el amor. Otra profesora que se ha vengado ha sido la de filosofía haciéndome leer un párrafo unas cuatro veces. y todo por el siguiente diálogo:

Profesora: Rafael, explica cómo es la quinta vía de Santo Tomás de Aquino
Rafael: No lo sé profesora
P: Venga inténtalo
R: Que no lo sé
P: Guillermo, ¿puedes ayudarle?
Yo: Eeeeh mmmmmn... NO

En fin...
Bueno, me temo que hoy no habrá dosis de cotilleos sentimentales, no tengo muchas ganas y tampoco ha habido ninguna novedad, pero os prometo que un día pondré el post que lo explique todo. Quizá lo ponga mañana, ya que NO TENGO CLASE n_n

Palace divagó sobre esto a las 4:12 p. m..

miércoles, diciembre 03, 2003

Mi fascinante vida amorosa

Sé lo que estáis pensando. ¡Por fin va a dejar de hablar de tonterías sin sentido y va a comentar algo cotilleable! Pues si, voy a hacer algo así, pero no voy a hablar de quién me gusta, sino de a quién gusto (por increible que parezca hay alguien). Esa persona va a mi clase, se llama Joana y es bastante fea. No quiero parecer superficial, así que diré que tampoco es lista, graciosa o tiene una conversación entretenida. De hecho es bastante sosa, ha suspendido unas tres veces y es bastante pija... De todas formas no me extraña, tengo una especie de don que hace que sólo se enamoren de mi niñas y personas que no llegarían a llenarme nunca (salvo honrosas excepciones). Un claro ejemplo de esto sería que más de una amiga de mi hermana vaya detrás de mi, que le gustara a "la patata" durante más de seis años (y lo de patata no es sólo por el físico, también influye que tenga el mismo intelecto) o que tenga un "club de fans" de niñas de doce años... Para ser sincero esto no me molesta del todo (excepto por lo frustrante que puede llegar a ser), incluso en ocasiones me hace sentirme bien, pero a veces me gustaría poder gustar a quien quisiera. Por desgracia no puedo controlar esas reacciones químicas.

Por otro lado, se supone que el domingo quedaré con Cecilia. Se admiten apuestas. Yo opino que el Sábado me dirá que no puede, aunque el motivo no se me ocurre cuál puede ser. ¿Una cita ineludible con el peluquero? ¿Tendrá que dormir? ¿Estará con la regla? ¿Se habrá muerto el avestruz del tío del carnicero de la vecina del hombre que luchó en la 2ª Guerra Mundial con un amigo del bisabuelo del ex-novio de Mayo del 2002 y estará muy deprimida? En fin... ya se verá (estoy impaciente). Después de decirme que quedáramos se ha dedicado a contarme lo mucho que quiere a Ricky, lo mal que está sin Ricky, cuánto echa de menos a Ricky y que Ricky se va al ejército. Al ejército. Qué ejemplo de pacifismo... Aunque lo que más me impacta es... si sabe que me ha gustado muchísimo y que todavía me gusta, aunque en menor medida ¿por qué me cuenta eso? Sinceramente, no creo que me tenga como un gran amigo o alguien a quién contarle todas sus penas (principalmente porque no me cuenta prácticamente nada), pero esto parece que la encanta contármelo... coixonudo.

No voy a poner qué he escuchado mientras escribía este posts, para no caer en las manos del borreguismo, pero si que os recomendaré que os descarguéis Times like these de Foo Fighters.

Palace divagó sobre esto a las 7:21 p. m..

martes, diciembre 02, 2003

El bloqueo del escritor

Bien, lo primero de todo es pedir perdón por llamarme escritor a mi mismo, pero si hubiera titulado esta nueva paranoia "El bloqueo del pardillo que de vez en cuando se propone pequeños ejercicios literarios para intentar mejorar y que castiga al resto de la humanidad con sus escritos" habría quedado demasiado grande...

En fin, hecha esta aclaración explico el porqué del resto del título (para ser exactos la parte del bloqueo). Muchas veces tengo ganas de escribir. Sé que suena raro, pero a veces me pasa, siento un irrefrenable impulso que me hace abrir el word y entonces... me quedo totalmente en blanco. Supongo que esto no tiene especial importancia, pero es algo que me corroe por dentro, sobre todo porque en los típicos momentos en los que estoy solo (o en las clases de geografía) se me ocurren miles de cosas que escribir, pero cuando me pogo soy totalmente incapaz de plasmar lo que he estado pensando. Otra cosa que me pasa es que necesito mucha concentración. Esto puede parecer normal, pero es que si lo único que estoy haciendo es escribir puedo ponerme a escribir cosas y cosas (algunas hasta con un pequeño sentido), puedo realizar la complicadísima tarea de explicar mis sentimienots (y esto es algo que siempre me ha costado y que me ha creado más de un problema...), puedo inventar pequeñas historias casi sin pararme a pensar, puedo ¡RING! Jodido teléfono. Era la madre de Anna, la italiana que está viviendo aquí. Por cierto, ya me fijé. Tiene los ojos negros. La verdad es que los ojos negros me gustan bastante... se podría decir que son los más profundos, los que tienen una mirada más intensa. Una persona muy especial tiene los ojos negros y cuando me mira me derrite, tal y como hace Cecilia cuando clava en mi pupila su pupila azul. El problema es que yo las devuelvo la mirada con mis más que comunes ojos marrones. Alguien me dijo una vez que no son marrones sino miel. Otra persona me dijo que eran muy expresivos. El caso es que yo los veo normales y corrientes. Por desgracia. Mi madre tiene los ojos amarillos, podría haber heredado los suyos. Entonces cuando esos oscuros ojos se posaran en los míos podría devolverles la mirada con orgullo. Aunque quizá no pudiera expresarla lo que siento sin decir una palabra.

Esta vez no tenía que ocultar nada y he podido disfrutar de Cosas Mías en su totalidad (de hecho todavía no ha acabado, pero pienso escuchar todas las canciones)

Palace divagó sobre esto a las 7:29 p. m..

lunes, diciembre 01, 2003

Pequeño resumen del examen

Hoy tenía el último examen de lengua de este trimestre y creo que me ha salido bastante bien, excepto por una pregunta que no había estudiado (Larra, el escritor) que he sorteado de una forma bastante desesperada, pero no creo que la profesora se lo tome a mal, tenemos una relación de amor-odio bastante peculiar y probablemente hasta consiga que me puntúe algo esa pregunta.
La otra pregunta que me ha jodido ha sido la de Opinión personal de la obra leída por Usted del siglo XIX. La obra eran las rimas de Bécquer (que no me había leído al completo) y era bastante difícil opinar sobre ella. Al final la he hecho un resumen con algunos "quotes" que espero la agrade.
La parte de gramática me ha parecido bastante fácil, por lo que probablemente tenga fallos... Sus frases no pueden ser fáciles nunca.
De todas formas la pregunta más difícil con diferencia era Exponga argumentadamente su opinión sobre la libertad de creencias. De primeras no he argumentado mucho, pero probablemente aprecie mi conclusión, por muy atea que sea...
Bueno, mirándolo así quizá no me haya salido TAN bien como pensaba... espero aprobar.

Bueno, creo que ya os he aburrido bastante con el fascinante tema de mi examen de lengua y literatura... Para compensaros os daré una dosis de paranoias y pensamientos difusos (¿eh? ¿por qué salís corriendo? ¿es algo que he dicho?).

Paz. Quiero paz. Deseo que haya paz. Paz en los pueblos, paz en las personas, paz en las mentes, paz en los corazones. Paz. Ambiciono la paz. Necesito la paz. Paz en las miradas, paz en los labios, paz en los gestos, paz en las sonrisas. Paz. Quiero levantarme y ver paz. Quiero acostarme sintiendo paz. Quiero morir en un mundo en paz. Quiero haber vivido la paz. Quiero haber llorado la paz, haber luchado por la paz, haber conseguido la paz, haber mantenido la paz. Quiero haber inculcado la paz, quiero haber enseñado tolerancia, amor, respeto, igualdad, bondad, paz. Sobre todo paz. Que no se derrame la sangre porque haya paz. Que no se lloren muertes estúpidas porque haya paz. Que se sonría porque haya paz. Paz...

Sólo decir que Paz Padilla no patrocina este blog

Ha sonado: ¿Por qué cojones pondré esto? ¿Simplemente porque la gente lo ponga? Que falta de personalidad más grande... Jodido efecto borreguismo. En fin, ha sonado de todo... blur, Marylin Manson, Loquillo, Neneh Cherry, Queen, Millencolin, Placebo, System of a Down, Papa Roach, Radiohead y está a punto de sonar Muse.

Palace divagó sobre esto a las 7:23 p. m..

Nombre: Palace
Edad: 22
Mas sobre mi: No hay mucho mas que saber