martes, marzo 30, 2004

Notas

Matemáticas: 5
Economía: 5
Lengua: 6
Filosofía: 7
Inglés: 8
Geografía: 8
Psicología: 8
Historia: 8

Si no me huebiera puesto nervioso en mates y hubiera hecho un mejor examen de economía... En fin, siguen siendo las mejores notas de la clase, pero me molesta pensar que podría haberlas sacado mucho mejores. Supongo que apesto.

Espero que en Semana Santa haga buen tiempo y podamos quedar y hacer Freakass y todo eso, aunque parece que vamos a tener borrasca y toda esa mierda (¡y por fin sé de qué estoy hablando!). Joder, tengo hambre, pero me da pereza bajar a hacerme la cena, a ver si sale mi hermana de la ducha y pone una pizza. El día que muera el horno lloraré y guardaré luto por el microondas. Mientras llega ese día mandaré un mensaje al 7777 con la palabra clave NOBEL seguida de un espacio y OSCAR MAYER.

Me estoy acordando de que hoy Supersoco, la sustituta de la profesora de inglés, ha despejado toda duda que pudiera haber sobre su deficiencia mental fruto de una sobredosis de nicotina y cafeína durante el embarazo. También pudo tener algún tipo de relación con apretar demasiado unos forceps. Bueno, como iba diciendo, hoy se ha empecinado en salir del armario del mongolismo desarrollado echándonos la bronca por hablar a Rafa y a mí cuando ni siquiera estábamos mirándonos. Supongo que nuestras caras de "Pedazo-de-subnormal-de-qué-cojones-me-estás-hablando" la han hecho cambiar de opinión y buscar al responsable en otras mesas, pero sin perder ese empalagosísimo estilo suyo mezcla de la Abeja Maya, la pija de Punky Bruster y Fresita pasada de valiums. La odio. En serio, puede parecer una gilipollez, pero deberíais verla en clase con sus frases estilo "Venga chicos, que estamos juntos en esto". Joder Soco que es una frase en pasiva, no tenemos que escapar de ningún boeing en llamas que cae a doscientos kilómetros por hora hacia una de las más altas cimas del Himalaya con un rollo de papel higiénico y unos cordones gastados. Aunque creo que lo mejor de todo fue cuando después del atentado vino dispuesta a hacer una charla en plan "Compañeros" con toda la clase... Si por lo menos hablar con ella no fuera como hablar con Ralph Wiggum no sería tan desesperante.

Otro día seguiré hablando de mis profesores, que tengo que cenar.

Palace divagó sobre esto a las 9:46 p. m..

lunes, marzo 22, 2004

Mis últimas experiencias con la policía

Últimamente parece que me persiga la policía, no paro de tener "problemas" con ellos, aunque sin llegar al nivel de Xabi.
El primero de los contactos tuvo lugar en la calle de la "Vía Lactea", una de las que baja a la plaza del dos de Mayo. Estábamos con el calimocho (yo no bebía, por supuesto :p) y no vimos el coche de la policía hasta que tenía los faros a dos centímetros de mi cara. Creo que ahora les han instalado el mismo sistema de minicámaras que a los de James Bond y son imposibles de ver a menos que te atropellen, te ametrallen o seas el malo y esté a punto de conseguir el plan por la vía sencilla.
El caso es que se bajó Harry el Sucio acompañado de Epi y se dedicó a chulearse y a pavonearse mientras nos hacía tirar el cali a una basura. Fue curioso ver a un chaval poniéndole a parir por dar ese trabajo extra a los basureros (algo de razón tenía), pero Harryelsucio-JohnWayne-Vilchessifuerapolicía no atiende a razones y tuvo que aguantarse para no dispararle por joven, masón y casi seguro pro etarra mientras se limpiaba su chapa de sheriff. De todas formas lo mejor fue cuando el policía adicto a las películas de Chuck Norris me obligó a ¡Tirar los hielos! Está claro que son una peligrosísima arma potencial en manos de McGyver o de Mr. Freeze, pero creo que todavía no es delito tener una bolsa de hielos.
Mientras todo esto sucedía, Epi-yo-no-me-muevo-de-aquí-aunque-venga-un-comando-de-al-qaeda vegetaba apoyado en el coche con los brazos cruzados en postura de "mi trabajo me aburre y mi vida apesta". En fin, por lo menos no nos pidieron los datos, aunque lo de que me hicieran tirar los hielos me dolió. Hay saharianos que se mueren de sed y martinis on the rocks con las rocks derretidas.

El otro contacto lo he tenido esta mañana cuando estaba de pellas en el parque de al lado del instituto (es el parque, no tiene otro nombre). El caso es que el policía se ha acercado a nosotros mientras estábamos en un banco y ha parado la moto al lado de los dos chicos y nos ha preguntado las edades, dónde vivíamos, si no teníamos clase y demás sandeces hasta que ha soltado la frase mágica: ¿Lleváis algo que pueda comprometeros? Si, señor policía... Llevo aquí una placa de tres kilos de costo, justo debajo de las armas de contrabando que les pensaba vender a los pandilleros para que acabasen con sus rivales y se dedicaran a sembrar el caos entre las ancianas a las que, casualmente, violo por mero afán sexual, pero su pregunta me ha hecho recapacitar, tómelo todo y done estos 10 € a la parroquia más cercana para que den alimento a los pobres mientras yo voy a auxiliar a esa paloma que cojea y y está cubierta de resíduos pseudo nucleares. A veces no comprendo la mente de los policías.

En fin, esperemos que esta racha no siga durante mucho tiempo.

PD: Sí, he posteado lo mismo en el otro blog.

Palace divagó sobre esto a las 8:57 p. m..

jueves, marzo 11, 2004

¿Por qué?

No hace falta que explique nada. En el momento de escribir esto 173 personas nos habían abandonado. En el momento de escribir esto 173 familias habían sido destrozadas. Casi 900 personas habían sobrevivido al horror. Muchas de ellas no lo harán hasta mañana. Y me pregunto ¿Por qué? ¿Acaso creéis que vuestra estúpida y paranoica lucha os da el derecho de matar? Mucha gente deseará vuestra muerte. Yo no. No quiero tener absolutamente nada en común con vosotros. Me da vergüenza que seais de mi misma raza (la humana), aunque de una rama mucho menos evolucionada (la de los asesinos). Muerte, dolor, miseria... Nada sería castigo suficiente. 173 vidas arrebatadas por el simple hecho de no tener conciencia alguna. ¿Esperabais esto? ¿Esperabais más? Se os va de las manos. Lo que comenzó siendo una lucha contra el gigante del franquismo se ha convertido en la imbecilidad borreguil de una ameba que sigue a otra con el único fin de matar por matar. Los animales no hacen eso. Las bacterias no hacen eso. La escoria lo hace. ¿Por qué? ¿Por qué no puedo más que expresar mi impotencia cuando lo único que querría sería salir a la calle a gritar y a llorar? Asesinos, escoria, psicópatas con ansia de sangre, seres descerebrados, euskadi ta askatasuna o como queráis que me refiera a vosotros, tened esto muy en cuenta: Soy español. Soy madrileño. Soy un ser humano. Habéis asesinado a sangre fría a 173 de mis hermanos humanos. Pero somos muchos más y os juro que venceremos. Acabaremos con el terror. SIn violencia. SIn ponernos a vuestro nivel. Acabaremos con el terror.

Palace divagó sobre esto a las 2:57 p. m..

lunes, marzo 08, 2004

A veces

A veces cambian las cosas. A veces cambian las personas. A veces cambias tú. A veces utilizamos el odio para acabar con el amor. A veces necesitamos ese amor, pero nos empeñamos en odiar. A veces miro al mundo y le perdono por ser como es y no ser como debería. El mundo nunca me mira y rara vez perdona a quien es como es y no como querría. A veces escribo sin pensar y otras pienso y no escribo. A veces actúo sin pensar y otras pienso y no actúo. A veces querría haber actuado y a veces querría haber pensado. A veces querría volar. A veces querría amar. A veces pienso que seré y otras pienso que ya fui. A veces pienso que soy. A veces me pregunto qué seré y otras me pregunto qué fui. A veces me pregunto qué soy. A veces me gusta respirar la primavera que nos regala el invierno. A veces lloro con la lluvia y otras río mientras llueve. A veces es si y a veces es no, pero nunca es te quiero. A veces la belleza de lo cotidiano me deslumbra, mientras que a veces la monotonía de lo cotidiano ensombrece mis sentimientos. A veces pienso en los que no están y lloro y a veces pienso en ellos y sonrío. A veces pienso en los que están y lloro y a veces pienso en ellos y sonrío. Es curioso lo que, a veces, pasa.

Palace divagó sobre esto a las 9:14 p. m..

martes, marzo 02, 2004

Mierda

Mierda. Debería estudiar. Mucho. Mierda.

Palace divagó sobre esto a las 10:29 p. m..

Nombre: Palace
Edad: 22
Mas sobre mi: No hay mucho mas que saber