martes, junio 12, 2007

Dos

- ¿Diga?

- Tío. Soy yo.

- Dime.

- La he llamado.

- …

- …

- Qué capullo.

- Ya.

- …

- …

- Yo también.

- …

- ¿Paso a buscarte y damos una vuelta?



- ¿Te estás dejando bigote?

- Si. Es una rayada mía. Necesito saber que algo en mi vida avanza. Lo miro cada mañana y lo comparo con cómo estaba el día anterior. Me gusta ver que crece, que cada día cambia. Cuando tenga más me haré cosas raras. De punta, coletas, cosas así.

- Te queda como el culo.



- You’ll take my life but I’ll take yours too

- You’ll fire you musket but I’ll run you through

- Me encanta esta puta canción.

- Es la ostia.

- Ayer escuché Jarabe de Palo y me gustó, tío. No sé qué decía del amor que me recordaba mazo a ella. Me pareció bonita.

- Joder.

- Me pasa con casi todas. El otro día escuché una de Mecano y me emocioné.

- No sabía que estuvieras tan mal.



- Menuda mierda tío. Esta situación es lo peor.

- Mazo. Tendríamos que suicidarnos o algo.

- Juntos, tío. Que la gente pensase que éramos amantes o algo.

- Ya ves. Se escandalizarían todos.

- Me los imagino en plan “yo no sabía nada”

- Sería la ostia.

- ¿Vamos a tirarnos desde ese puente?

- Va.



- ¿A la de tres?

- Joder, tío. Esto está mazo de alto.

- Vámonos, que me está entrando vértigo.



- Tengo hambre. ¿Vamos a comer algo?

- Por mí guay. Ahí hay un Burguer.

- Paso. Vamos a buscar un McDonald’s.



- Lo que más odio es pensar en ella. Pensar en lo que tuve y que todo se haya acabado. Que esté con otro me jode, pero lo puedo aceptar. Lo que me mata es no estar con ella. Porque fue genial, porque fue increíble. Me jode, pero nunca tengo adjetivos para describirlo. Sería algo así como todos los buenos al cuadrado, quitando los cursis. Bueno, dejando dos o tres cursis. Y ahora, no sé, se ha acabado. Todavía no me lo creo.

- Tío, mi hamburguesa tiene un pelo.

- Teníamos que haber ido al Burguer.



- Yo estoy igual. No puedo asumir que haya terminado. Pero tampoco es justo para ella. Creo que voy a darle distancia. Intentaré no agobiarla. Y tú tendrías que hacer lo mismo.

- Ya.

- Pero tenemos que hacerlo. No basta con decirlo. Aféitate ese puto bigote y sigue adelante, yo también. Mañana salimos, nos emborrachamos y conocemos a nuestros nuevos amores.

- Va tío. Con dos cojones. A seguir adelante.



- ¿Diga?

- Tío. Soy yo. La he llamado.

- …

- …

- Qué capullo.

- Ya.

- …

- …

- Yo también.


Palace divagó sobre esto a las 11:24 p. m..

Nombre: Palace
Edad: 22
Mas sobre mi: No hay mucho mas que saber